Archivo de la etiqueta: Poema

Al chifa de mis recuerdos


El viernes caminando por las calles de siempre,
vi un letrero de se vende.
Quedé paralizado, frío, acongojado.
El chifa de la esquina había cerrado.
Cualquiera pensaría, «bah, un chifa cualquiera»
y quién sabe, tal vez lo era,
de sabor normal, ni bueno, ni malo,
tampoco regular.
Un chifa cualquiera, con sabor a recuerdos.
Cuando nos mudamos a esta nueva zona,
ya estaba ahí, en la misma esquina,
esposos, abuela y una bebé,
con acento de extranjero recién llegado.
Comimos ahí una vez, y la cercanía mas que el sabor,
nos hacía volver, una y otra, una y otra vez.
Más de 20 años han pasado, muchas historias han pasado,
nosotros ahora somos adultos, crecimos y nos multiplicamos,
peleamos, discutimos, nos alegramos, conversando en el local.
En verano, una gaseosa helada, en invierno, una sopa caliente.
No había mes que no fuéramos una vez, era parte de nuestras vidas,
una rutina, tan importante como feliz.
Ellos también cambiaron, la abuela, ya no apareció;
la bebé, se hizo dos; y ahora señoritas, las veíamos crecer.
Vimos el esfuerzo que tenían, el empeño que pusieron.
De un chifa común de barrio, lo convirtieron en un chifa más elegante,
nada ostentoso, pero con un sentido de avance, de no quedarse atrás.

Luego vino la pandemia, y tuvieron que cerrar. Meses las puertas cerradas,
meses con el temor que ya no hubiera más.
Mas abrieron, con miedo primero, luego con dedicación.
A pesar de la nueva competencia, tenía clientes fieles, no solo nosotros,
todos los que ahí tenemos historia,
y luego volvieron a cerrar. Vacaciones las llamaron.
Esperamos un mes, dos, tres.
El letrero de vacaciones, con mensajes de los clientes,
«vuelvan», «los extraño», «quiero mi chifa»
y el viernes lo vi. Ya no estaba el letrero de vacaciones.
Mas un frío y horrible letrero, «se vende».

Espero que estén bien, espero que sean felices con su decisión,
yo solo les puedo escribir una palabras,
mientras recuerdo, las anécdotas de chifa,
que mucha historia se llevó.
Suerte a la Amiguita, a sus hijas y el señor,
siempre recordaré el chifa,
con tantos recuerdos y algo de sabor.

Etimología


Hay palabras nuevas,
hay palabras viejas,
palabras que cambian,
tanto sonido, grafía y significado,
mas estas no cambian por cambiar
hay una lucha,
de esas que jamás se escriben las batallas
solo se sabe el resultado a través del tiempo,
de aquellas que no lo harán,
de aquellas cuyo significado real, se perderá,
aquellas que con el tiempo, malditas serán.
¿Cuáles son estás?
Solo el futuro lo sabrá.

A esa institución educativa


¡Oh, gran institución del saber!
De nombre admirable,
de hombre respetable,
mas tú eres detestable.

Si alguien quiere aprender,
la teoría de la relatividad, saber,
solo tiene que llevar,
un curso y verán,
como 6 meses, un año se convertirán,
el tiempo, expertos en ralentizar.

¡Cómo quisiera hablar!
¡Todo mi hígado soltar!
Mas por ahora a callar,
pronto todo va a terminar,
y yo, ya podré desahogar.

A mi hermana


Dejo de lado por hoy la novela (a la cual debo cambiarle el título), para desear un feliz cumpleaños a mi hermana.

Hoy ya estás más vieja,
mas no tienes alma añeja,
aún conservas la ternura de la niñez,
y seguirás así hasta la vejez,
tantas cosas hemos pasado,
algunas nos hemos olvidado,
sin embargo nuestros lazos inexorables,
nuestros lazos entrañables,
no serán corroídos por el olvido,
pues por todo lo vivido,
tu eres y serás mi hermana,
hoy, ayer y mañana.